Domingo, 23 de Septiembre de 2018

Noticias

7 de mayo

Una italiana en Argel

Una italiana en Argel

Por Alejandro Villarreal - Con este pequeño cambio en el artículo del nombre de la ópera de Gioachino Rossini se puede representar de manera contundente lo sucedido este domingo en el Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires. Segundo título de la presente temporada del coliseo argentino que homenajea al maestro de Pésaro, a 150 años de su muerte. ¡Cómo pasa el tiempo!








Y si el tiempo pasa, pero los dotes de Rossini para el melodismo y su dominio en el manejo de conjuntos de solistas y el crescendo están intactos. Obviedad decir esto, lo escrito permanecerá por siempre, los que vamos cambiando somos nosotros... los mortales. ¿Cuántas generaciones pasaron desde que Rossini compuso? Cada una de ellas son como capas en la corteza terrestre y allá abajo se encuentra esta música de la temprana ópera romántica. Sigue intacta pero los que estamos en la superficie no somos los mismos. Por todo esto resulta muy interesante realizar un trabajo de expedición "arqueológica" para sacar a la luz aquellos fósiles que pocas veces asoman y no son expuestos de manera constante en museos o sea en teatros de ópera. Los que formamos parte de esta expedición, léase: teatros, directores, músicos, cantantes y público somos como arqueólogos urbanos que vamos a la ópera a rescatarla y mantenerla en la superficie, aunque esa música inmortal no fue escrita para nosotros. ¿Por qué hacemos esto? Cada uno tendrá su respuesta que deberá ir más allá del placer que nos produce escucharla. Nuestra causa trasciende eso.

“La italiana en Argel” de Gioachino Rossini fue estrenada el 22 de mayo de 1813, estamos a días que cumpla 205 años. Una obra de juventud, el preámbulo al "barbero". Un drama jocoso en música, una comedia de enredos digna de Dario Vittori pero con una música brillante, ágil y seductora. La historia que encierra no es relevante ni digna de destacar pero si el inteligente libreto de Angelo Anelli, uno de los escritores más requeridos de su época, y múltiples pasajes del genio de Rossini, un atleta de la composición. No debe haber registro en la historia de algo semejante: entre los 18 y los 30 años estrenó más de 30 óperas, entre las que se destacaron obras ineludibles del repertorio escénico de cualquier teatro como las serias “Tancredi” y “Otello” o las cómicas “La escalera de seda”, “La italiana en Argel”, “La Cenicienta” o su obra maestra “El Barbero de Sevilla”.

Volviendo al cambio de artículo en el título, "una por la". El Teatro Colón de Buenos Aires presentó una nueva producción en conjunto con la quincena musical de San Sebastián y el Festival San Lorenzo del Escorial (Madrid, España). Una puesta ambientada en los años ´40 y de ahí su particularidad que la define como fresca, única e inteligente... "Una italiana en Argel". Una creación de Joan Anton Rechi. Director de escena con pasado en tablas de Barcelona, Madrid, Londres, Lisboa, San Francisco, Boston, Mainz y ahora Buenos Aires. Excelente trabajo, gran utilización del escenario y sabiamente generando los espacios para cada pasaje de la obra. Grande momentos a la vista impregnados de la lógica de las “comedias rossinianas” y exaltándolas, una locura de dimensiones. Ningún detalle pasó desapercibido, los había en cantidad y al mismo tiempo. Por todo esto el trabajo de Rechi en conjunto con Claudio Hanczyc, Mercé Paloma y Sebastián Marrero es para destacar. Excelente.

En el plano musical la conducción del maestro italiano Antonello Allemandi al frente de la Orquesta Estable del Teatro Colón fue de gran precisión. Exquisita versión de la obertura, que como es sabido tratándose de Rossini tiene vida propia. 

Visita estelar de Nancy Fabiola Herrera, una de las mezzosopranos más valoradas y con gran proyección. Del Metropolitan, el Covent Garden y el Bolshoi al Colón. Su registro de voz es digno de destacar, después de escucharla en óperas serias su versatilidad y fraseo es notable en el terreno cómico. Su trabajo fue creciendo con el paso de las escenas. 

El tenor Xavier Anduaga, nacido en San Sebastián, es de vertiente ligera y escuela rossiniana. Un comienzo poco auspicioso con “Languir per una bella” y a lo largo de toda la obra su participación tuvo altibajos. Por momentos me sentí ante la presencia de un tenor de libros, hermosa voz y medida proyección, pero en las notas altas hay poco control del caudal y las diferencias se vuelven ruidosas. 

¿Qué decir de Mustafá? El Pappataci se llevó toda mi admiración de comienzo a fin. Sublime interpretación del bajo Nahuel Di Pierro, firmeza en la voz, proyección segura y excelente fraseo. Sumado a todo esto su actuación, brillante Di Pierro.  En un plano cercano quiero destacar a Damon Néstor Ploumis como Tadeo y Luís Gaeta como Haly, ambos formaron parte de ese combo de bufones explosivo que Rossini crea entre personajes de menor rango y que resultan imprescindibles en el funcionamiento de obra. Aplausos de pie para Ploumis y Gaeta.

Auspiciosa presentación de “La italiana en Argel” en el Teatro Colón, desagradable actitud de parte del público que al cerrarse el telón se levanta y se retira en medio de los aplausos. ¿Se les pasa el colectivo? o ¿Están reprobando lo visto? Inmerso entre ellos y siendo parte de la platea pude escuchar el descontento de muchos “exegetas de la ópera”, en todo caso lo soy yo también pero con 46 años. Molestos con la adaptación del régisseur, con los “travestis” en escena, aburriéndose con el paso de los números y todo el tiempo comparando con presentaciones de otras épocas. Señores “dueños de la ópera” es tiempo de soltar las riendas al género, no se puede vivir atados al pasado. Teresa Berganza en el papel de Isabella ya no es posible, una puesta en escena que hipoteque el teatro no es conveniente. Disfrutemos de cada representación como una obra en si misma, sin prejuzgamientos ni comparaciones. En todo caso centremos la atención en lo que vemos. La ópera nos trasciende y se va adaptando a cada tiempo. Lo único que no cambia es la música. 

Por último una confesión personal: disfruto mucho de los crescendos de Rossini y del uso del conjunto de voces. Ver a los personajes principales y al coro de cara al público cantado al mismo tiempo, cada uno su parte y hasta pisándose es magistral. ¡Gracias Maestro Rossini!

Alejandro César Villarreal




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 6 - 10 de octubre de 2010

  • Claude Debussy

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 6

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 16

  • Sinfonía Nº 6 "Patética"

    Piotr Illich Chaikovski

  • Música para cuerdas, perc. y celesta

    Béla Bartók

  • Concierto para violín Nº 4

    Georg Philipp Telemann

  • Quando Men Vo

    Anna Netrebko (Musetta)

Intérpretes

Músicos

Antonio Agri

Antonio Agri

Antonio Agri compartió casi tres lustros de música con Astor Piazzolla. Agri era santafesino y violinista casi autodidacto, según su definición. Abandonó Rosario, junto con su puesto en la Sinfónica local, a los 28 años. En Buenos Aires lo esperaba el tango y una prueba con Piazzolla, quien demoró seis meses en resolver la admisión pero lo hizo en forma rotunda y definitiva. En el tango sumó, entre muchas otras, la experiencia de ser convocado en ocasiones por Aníbal Troilo, de animar dos de las etapas de vida del Quinteto Real -junto a Horacio Salgán- y su propio Quinteto con sede en París, codirigido por el bandoneonista Juan José Mosalini.

Músicos

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905. Su padre, Adolfo, obrero del calzado, intervenía como flautista aficionado en cuartetos de barrio que cultivaban el tango. Dos hermanos mayores tocaban violín: Vicente Salvador, "Fito", y Alberto Roque, más consecuente que el primero y por muchos años ligado a la música. A Osvaldo fue el padre quien le impartió las primeras lecciones de solfeo, y comenzó a balbucear con el violín también, pero pronto se inclinó por el piano, aunque don Adolfo tardó cierto tiempo en comprar el costoso instrumento.

Músicos

José Bragato

José Bragato

Violoncellista, pianista, arreglador y compositor. Formó parte de las orquestas de tango más relevantes de la época. Fue estable en la de Francini-Pontier pero el elegido de todos los maestros para las grabaciones como Aníbal Troilo, Atilio Stampone, Osvaldo Fresedo. En 1954 se sumó a la “patriada” de Astor Piazzolla: armar el Octeto Buenos Aires, que revolucionó al tango. El sonido especial de su violoncello, unido a su virtuosismo, le permitió jerarquizar el instrumento por lo que las orquestas típicas de entonces dieron entidad a este instrumento como solista a la par del violín, a partir del surgimiento de José Bragato como notable violoncellista.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis