Miércoles, 22 de Febrero de 2017

Clásica y Ópera | Ópera

Peter Grimes de Benjamín Britten

Peter Grimes de Benjamín Britten

Benjamín Britten se muestra aquí por primera vez como un auténtico autor dramático. Su estilo es nuevo, moderno, conmovedor, inteligente sin ser intelectual, en una línea media entre el verismo y el impresionismo. Sin poder calificar la música de Britten de "descriptiva" o "programática", su riqueza de efectos en esta obra posee una fuerza inusual. La obra fue estrenada en el londinense Sadler Wells Theater el 7 de junio de 1945, sólo un mes después de acabada la Segunda Guerra Mundial.








Ópera en un prólogo y tres actos.

Libreto de Montagu Slater, basado en un poema de George Crabbe.

Personajes: Peter Grimes, pescador (tenor); John, su aprendiz (papel mudo); la viuda Ellen Orford, maestra (soprano); el antiguo capitán Balstrode de la marina mercante (barítono); Auntie, dueña de la posada The Boar (contralto); dos jóvenes que aparecen en The Boar (sopranos); Bob Boles, pescador metodista (tenor); el juez Swallow (bajo); la señora Sedley, viuda de un empleado de la Compañía de las Indias Orientales (mezzo-soprano); el reverendo Horace Adams (tenor); Ned Keene, farmacéutico y curandero (barítono); el doctor Thorp (papel mudo); Holson, mensajero (bajo); pescadores, pueblo.

Lugar y época: The Borough, aldea de la costa oriental de Inglaterra. Hacia 1830.

Argumento: El prólogo nos lleva (sin preludio orquestal) a la sala de audiencias donde el juez Swallow acusa a Peter Grimes de haber asesinado a su aprendiz. Britten ha hecho con las voces una especie de canto recitativo subrayado por acordes breves y secos de la orquesta. Peter Grimes, tímido y monosilábico, afirma que el aprendiz desapareció en alta mar una noche de tormenta. El juez libera al pescador, pero en el pueblo persisten las dudas acerca de su inocencia. Los coros, que en las obras de Britten tienen gran importancia (en cierta manera como observadores o como «voces interiores», al estilo de la tragedia griega), aparecen llenos de significación. Peter se queda solo y se le acerca Ellen, la única persona en el lugar que cree en él y que muestra simpatía por este hombre extrañamente hosco. Entonan un dúo a capella, una forma que aparece raras veces en la ópera.

Un preludio orquestal suena antes del primer acto, así como también antes de las escenas siguientes. Aquí se manifiesta la peculiaridad de las partituras orquestales de Britten, que siempre suenan transparentes, como música de cámara.

La escenografía del primer acto muestra una estrecha callejuela de la aldea, que lleva hasta el mar. El mar es el verdadero protagonista (un poco como en el drama de Ibsen La mujer del mar). Se ven las casas típicas del este de Inglaterra, la iglesia, una tienda, la taberna. Es una mañana gris y los pescadores preparan los botes para salir. Los coros cantan en La mayor, pero la orquesta introduce otras tonalidades, por lo que surge una extraña politonalidad que produce la impresión de una pesada carga, de una tristeza desesperanzada en que se pierden los colores y se esfuman los contornos. Uno cree oír ininterrumpidamente el oleaje del mar (y aquí se piensa a menudo en El holandés errante, por muy diferentes que sean los dramas y las épocas). Aparece Peter y los habitantes de la aldea le manifiestan su hostilidad. Todos se refugian en la taberna a causa de la tormenta que se avecina, sólo él se queda en su bote. Ellen vuelve a acercársele. Puesto que nadie quiere internarse en el mar con él, ella promete hacer todo lo posible para conseguirle otro ayudante. Una conversación con el capitán Balstrode hace que Peter se muestre un poco dicharachero, pero también el capitán se dirige pronto a la taberna. Ellen y Peter se quedan solos.

El interludio describe la tormenta marina y la orquesta subraya asimismo la escena siguiente con frases semejantes. Nos encontramos en la taberna de Auntie, donde muchos hombres han huido del mal tiempo. La entrada de Peter casi desata una pelea, pero una vieja canción, entonada a tiempo, evita lo peor. Cuando Ellen aparece con un nuevo aprendiz y Peter insiste en llevarlo de inmediato a su casa, vuelven a producirse las muestras de hostilidad.

El interludio siguiente sugiere una mañana clara y soleada. Es domingo y las campanas llaman a la iglesia. Ellen y el aprendiz se acercan a la costa, mientras el aire se llena con la alegre canción de ella, con el sonido del órgano y un fino velo orquestal. Mientras el muchacho, sin hablar, juega tranquilamente en la orilla, Ellen observa entre sus ropas raídas ciertas señales de violencia. Entonces llega Peter e insiste en salir también ese día de pesca, a pesar de haber pasado toda la semana en el mar. Ellen se opone con dulzura, pero Peter se lleva al muchacho por la fuerza. Algunos vecinos han presenciado la escena, la palabra «asesino» suena por todas partes, y aumenta la tensión. Por último, la multitud se dirige hacia la casa de Peter.

Después de un nuevo interludio (en forma de passacaglia), nos encontramos en la cabaña de Grimes. El pescador exige cada vez más a su aprendiz y lo golpea cuando éste responde como se espera de él. Se oyen unas voces a lo lejos: son los habitantes del pueblo que se acercan. Sordos timbales acompañan sus pasos. El aprendiz aprovecha la ocasión para huir rápidamente de la cabana, Peter corre detrás de él hacia los acantilados. Los hombres han llegado a la casa, pero la encuentran vacía. Balstrode sospecha la verdad y sale corriendo en pos de los fugitivos.

En la calle del pueblo iluminada por el claro de luna se oye música de baile que procede de la posada de Auntie. Aparece Ellen muy angustiada: hace horas que no se tienen noticias de Grimes y de su aprendiz, que están en alta mar. La señora Sedley, una de las chismosas del pueblo, propaga rumores alarmantes y logra que una multitud furiosa se dirija de nuevo a la casa de Peter. Entre tanto se levanta la niebla. Suenan sirenas en el mar. Aparece Peter, está al borde de la locura. Ellen trata inútilmente de tranquilizarlo. «¿En qué puerto tendré paz?», repite Peter; es una frase de su primera conversación con Ellen, pero desgarrada por una incontenible angustia. La escena es de angustioso realismo. Por segunda vez se le considerará asesino de su aprendiz, que por miedo a él se ha tirado al mar desde las rocas. Balstrode le aconseja internarse en el mar y no volver. Peter obedece. Los pescadores se disponen a hacer la faena diaria a la luz grisácea del lento amanecer, mientras una voz anuncia desde la costa que hay un bote zozobrando entre las olas. La mañana avanza pesada y lentamente sobre The Borough.

Fuente: El sacerdote anglicano George Crabbe (1754-1832) describió en The Borough (literalmente, «el burgo», «el pueblo») una comunidad de pescadores de la costa oriental de Inglaterra, es decir, de la región natal de Britten. «He pasado la mayor parte de mi vida en la costa y mi niñez estuvo marcada por la furia del mar», dijo. Fue el mismo Britten quien perfiló el argumento al prestigioso dramaturgo y guionista de cine Montagu Slater, para conseguir de su pluma el libreto deseado.

Libreto: Un trabajo extraordinariamente sólido y denso en cuanto al ambiente; es una brillante descripción de la atmósfera opresiva de la aldea, rodeada siempre por el fragor del mar; una aldea en la que los hombres no pueden acercarse unos a otros, por más que lo deseen en lo más profundo de su corazón. Britten, que había proyectado la escenografía, trabajó también en la configuración del texto, y obtuvo así el libreto que correspondía enteramente a su concepción dramática y a su música.

Música: Después de un intento más flojo (Paul Bunyan), Britten, aunque conocido ya por el éxito de otras obras, se muestra aquí por primera vez como un auténtico autor dramático. Su estilo es nuevo, moderno, conmovedor, muy logrado, inteligente sin ser intelectual, en una línea media entre el verismo y el impresionismo. Utiliza la politonalidad en ciertos momentos, también armonías muy libres y audaces, cuando lo exige el drama; pero en el fondo nunca abandona la tonalidad, pues ha reconocido en ella la firme columna vertebral de la música occidental. Sin poder calificar la música de Britten de «descriptiva» o «programática», su riqueza de efectos posee una fuerza inusual; incluso sin escenografía (por ejemplo en los interludios orquestales) surge la impresión del mar, de los poderes elementales, del destino inevitable, de la monotonía opresiva, de la sofocante estrechez de los conflictos y pasiones humanos, a partir de los sonidos que Britten crea con una paleta de colores casi inagotable. A veces el sonido se vuelve popular, sin caer en lo folclórico; suena una vieja melodía de pescadores de la costa oriental y añade algún que otro matiz.

Historia: La obra surgió por encargo de la Fundación Koussevitzky, de Estados Unidos, pero fue estrenada en el londinense Sadler Wells Theater el 7 de junio de 1945, sólo un mes después de acabada la Segunda Guerra Mundial. A la euforia del triunfo, se añadió el orgullo (igualmente fundado) que representaba el nacimiento de una nueva ópera inglesa, la primera de categoría mundial desde la muerte de Purcell (1695) o desde la última obra teatral de Hándel (1741), si se quiere considerar a éste como compositor inglés, tal como él mismo quería que se le considerara. Parecían superados más de dos siglos durante los que Londres, aunque musical y operísticamente relevante, nunca había tenido un compositor de ópera reconocido internacionalmente. De hecho, la obra de Britten se difundió en seguida y puede incluirse entre las pocas de la producción posbélica del siglo XX que forman parte del repertorio de los teatros de ópera de muchos países.

Fuente: "Diccionario de la Ópera" de Kurt Pahlen
Galeria de Fotos: De Nederlandse Opera (2004)
Fotografías de Ken Howard

  • Peter Grimes de Benjamín Britten
  • Peter Grimes de Benjamín Britten
  • Peter Grimes de Benjamín Britten
  • Peter Grimes de Benjamín Britten
Más Notas
El estreno de "Tannhauser" en el Mundo
La zorrita astuta de Leos Janácek
Cavalleria rusticana de Pietro Mascagni
Los pescadores de perlas de Georges Bizet
Katia Kabanova de Leos Janácek

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 5 - 03 de octubre de 2010

  • Orfeo

    Claudio Monteverdi

  • Sinfonía Nº 6 "Patética"

    Piotr Illich Chaikovski

  • Sonata Nº 2 Op. 35

    Grave - Doppio movimento

  • El holandés errante

    Richard Wagner

  • Música para cuerdas, perc. y celesta

    Béla Bartók

  • El cazador furtivo

    Carl Maria von Weber

  • Vals Nº 6

    Frederic Chopin

Intérpretes

Músicos

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905. Su padre, Adolfo, obrero del calzado, intervenía como flautista aficionado en cuartetos de barrio que cultivaban el tango. Dos hermanos mayores tocaban violín: Vicente Salvador, "Fito", y Alberto Roque, más consecuente que el primero y por muchos años ligado a la música. A Osvaldo fue el padre quien le impartió las primeras lecciones de solfeo, y comenzó a balbucear con el violín también, pero pronto se inclinó por el piano, aunque don Adolfo tardó cierto tiempo en comprar el costoso instrumento.

Orquestas

Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires

Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires

La Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires es un organismo estable de la Secretaría de Cultura porteña creado en 1980, año en que debutó, el 2 de febrero, en la sala Juan Casacuberta del Teatro Municipal General San Martín. Las presentaciones de la Orquesta se han realizado en la Argentina (Buenos Aires e Interior del país) y varios países de América (Chile, Uruguay, Brasil, Colombia, Costa Rica, Panamá y México). Esta constituída por más de treinta músicos de primera línea.

Voces

Rodolfo Lesica

Rodolfo Lesica

Dueño de una voz potente, con registro de barítono, con todo el "yeite" del tango, Rodolfo Lesica no pudo sin embargo llegar a altura de su compañero de éxitos, Argentino Ledesma. Este prototipo del muchacho porteño, con mucha pinta y buena voz, no llegó al nivel que hubiera merecido por sus grandes cualidades artísticas, por causa de una vida desordenada, con todos los vicios que se adquieren en la noche y en la farra. Sus actuaciones eran presenciadas por grandes grupos de admiradoras, que además del canto eran atraídas por su pinta de varón porteño. Lesica falleció el 19 de julio de 1984 a los 55 años.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis