Viernes, 22 de Octubre de 2021

Clásica y Ópera | Obras Maestras

Conciertos Brandeburgueses de Johann Sebastian Bach

Los Conciertos Brandeburgueses fueron compuestos en 1719 o 1729 mientras Bach estaba empleado en la corte del príncipe Leopoldo de Anhalt-Cöthen, su producción durante estos años consistió principalmente en obras instrumentales. Fueron interpretados por primera vez en la corte de Cóthen. Los conciertos Brandeburgueses constituyen un resumen de la tradición del concertó grosso barroco y un presagio del concierto instrumental de la era clásica inminente.








A menudo constituye un misterio la forma en que algunas composiciones adquieren sus apodos. Nadie sabe con certeza, por ejemplo, de dónde provienen los nombres de la Sinfonía Júpiter de Mozart o el concierto El emperador de Beethoven. Varias obras llevan nombres de personas. El Kreutzer de la Sonata para Violín de Beethoven era un violinista, en tanto que el Waldsteín de su Sonata para Piano era un noble. Las variaciones Goldberg de Bach fueron encargadas por el conde von Kayscrling para ayudarle a curar su insomnio, pero la pieza no se conoce como las Variaciones Kayserling. Goldberg era el sufrido clavecinísta que interpretaba esas variaciones, noche tras noche, para hacer dormir al conde. Los conciertos Brandeburgueses también han sido designados con el nombre de una persona: Christian Ludwig, margrave de Brandeburgo. Resulta irónico que la historia haya bautizado a esta música con el nombre de Brandeburgueses, puesto que a Christian Ludwig no le interesaba. Sin embargo, si todavía se recuerda al tal magrave es sólo por estos conciertos.

Fueron compuestos mientras Bach estaba empleado en la corte del príncipe Leopoldo de Anhalt-Cöthen. Como el príncipe pertenecía a la Iglesia Calvinista Reformada, en la que la música desempeñaba un escaso papel, a Bach no se le pedía que compusiera para la iglesia. Su producción durante los años que pasó en Cöthen consistió principalmente en obras instrumentales.

En 1718, mientras estaba en Berlín para encargar un nuevo clavecín, el compositor conoció al magrave de Brandeburgo. Christian Ludwig cultivaba sus relaciones con muchos músicos, y coleccionaba partituras, especialmente de conciertos. Escuchó tocar a Bach y, más tarde, mencionó en tono casual que estaba interesado en una serie de conciertos. Pronto el tal magrave se olvidó de su petición y sin duda se sorprendió cuando, dos años más tarde, recibió una partitura hermosamente autografiada de Seis conciertos para diversos instrumentos. Probablemente, Bach se había tomado tanto tiempo para escribir esta música porque sentía muy poco entusiasmo por componer para la pequeña orquesta de la corte de Brandeburgo.

Bach se consideraba a sí mismo como un humilde servidor; la era del artista como genio independiente aún no había llegado. De este modo, la dedicatoria de Bach a Ludwig -traducida por mano desconocida al francés cortesano- para las costumbres actuales parece obsequiosa:
"Hace dos años tuve la buena fortuna de tocar ante Vuestra Alteza Real por Vuestra Orden, y percibí en ese momento que Vuestra Alteza demostraba cierto placer ante el pequeño talento musical que el cielo me ha concedido. Cuando me despedí, Vuestra Alteza Real me hizo el gran honor de pedirme que le enviara algunas piezas de mi propia composición: por lo tanto, y de acuerdo con el gracioso pedido de Vuestra Alteza, me he tomado la libertad de cumplir con mi muy humilde deber ante Vuestra Alteza Real con estos conciertos, que he orquestado para varios instrumentos.

Ruego muy humildemente a Vuestra Alteza que no juzgue su imperfección con el rigor del fino y delicado gusto por las piezas musicales por el que es universalmente conocida Vuestra Alteza, sino que infiera de ellos, en benigna consideración, el profundo respeto y la más humilde obediencia que con ello intento demostrar a Vuestra Alteza.

Además, Señor, ruego con toda humildad que Vuestra Alteza Real siga teniendo la bondad de tenerme en su beneplácito y que sepa que no hay nada más caro a mi corazón que el poder servirle en ocasiones más dignas de Vuestra Alteza y de su servicio.

Con todo fervor, Señor, quedo a los pies de Vuestra Alteza Real como su más humilde y obediente servidor, Johann Sebastian Bach."
Es bastante irónico que uno de los grandes compositores del mundo se postrara de ese modo al dedicar algunas de las piezas más importantes de la música de este mundo a alguien que ni siquiera habría de molestarse en hacerla interpretar. A Christian Ludwig los conciertos no le parecieron lo suficientemente buenos como para incluirlos en el catálogo de su biblioteca, que, de hecho, comprendía casi doscientos conciertos de otros compositores. El manuscrito de Bach pasó desapercibido hasta 1734, año en que fue vendido por una pequeña suma después de la muerte de Ludwig.

La instrumentación es diferente en cada concierto, pero en todos los casos el conjunto era demasiado grande para los músicos de Brandeburgo. Sin embargo, cada pieza se adecuaba perfectamente a los recursos disponibles en Cöthen, y este hecho sugiere que tal vez los conciertos fueron escritos para ser utilizados en la corte de Leopoldo y que recién más tarde fueron dedicados a Christian Ludwig.

Los conciertos Brandeburgueses son típicos de su época, porque emplean una diversidad de combinaciones instrumentales dentro del formato del concertó grosso. No obstante, algunos aspectos de los conciertos son francamente experimentales: el tratamiento virtuoso de la trompeta (Concierto Número 2), del violín (Concierto Número 4) y del clave (Concierto Número 5); la supresión del contraste entre un pequeño grupo de solistas y un mayor cuerpo de cuerdas acompañante (Concierto Número 3 y primer movimiento del Concierto Número 7); hacer que los solistas y el continuo ejecutaran un movimiento intermedio sin orquesta (Conciertos Números 2, y ó). Los conciertos Brandeburgueses constituyen al mismo tiempo un resumen de la tradición del concertó grosso barroco y un presagio del concierto instrumental de la era clásica inminente.
 
Más Notas
Concierto N° 3 para Piano y Orquesta de Béla Bartók
Concierto N° 3 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Concierto N° 2 para piano y orquesta de Sergei Prokofiev
Cuadros de una Exposición de Modest Mussorgsky
Don Juan de Richard Strauss

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Concierto para violín Op.77

    Johannes Brahms

  • Suites Nº 1 "La Arlesiana"

    Prelude

  • Concierto serenata

    Joaquín Rodrigo

  • Der Vogelfaenger Bin Ich Ja

    Bryn Terfel (Papageno)

  • Concierto para violín, oboe y cuerdas

    Johann Sebastian Bach

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 32

  • Astor Piazzolla (parte 1)

    Biografía

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 4 - 26 de septiembre de 2010

Intérpretes

Poetas

Horacio Ferrer

Horacio Ferrer

Llegó al tango con sus letras locas cuando éste ya no podía darle la fama y la devoción popular que había derramado sobre otros creadores, que para entonces estaban muertos o se resignaban al ocaso. Pero se abrió paso de todas formas, y hasta logró ser el letrista adoptado por Astor Piazzolla, único vanguardista que no desdeñó el tango canción. Por momentos consiguió conectar con esas grandes masas ya alejadas del género, y le regaló a Piazzolla la multitudinaria repercusión popular que le había faltado. De todas formas, nunca incurrió en una lírica directa y plana, empecinamiento por el que todo artista paga un precio.

Músicos

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese

Osvaldo Pugliese nació el 2 de diciembre de 1905. Su padre, Adolfo, obrero del calzado, intervenía como flautista aficionado en cuartetos de barrio que cultivaban el tango. Dos hermanos mayores tocaban violín: Vicente Salvador, "Fito", y Alberto Roque, más consecuente que el primero y por muchos años ligado a la música. A Osvaldo fue el padre quien le impartió las primeras lecciones de solfeo, y comenzó a balbucear con el violín también, pero pronto se inclinó por el piano, aunque don Adolfo tardó cierto tiempo en comprar el costoso instrumento.

Músicos

Sebastián Piana

Sebastián Piana

Entre los artistas de más extensa trayectoria que haya tenido nuestra música popular, Sebastián Piana se ha distinguido por la jerarquía y la sostenida inventiva de su obra de compositor de formidable clásicos: bastará la mención de "Sobre el pucho", "El pescante", "Arco iris", "Tinta roja" y "Milonga triste", para ubicar inmediatamente su talento, su corazón de hombre de Buenos Aires y el nobilísimo cuño de su inspiración. Musicalizó varias películas y obras teatrales. Son innumerables las obras que lograron un éxito resonante.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis