Viernes, 21 de Julio de 2017

Clásica y Ópera | Compositores

Emmerich (Imre) Kálmán

Emmerich (Imre) Kálmán

Por Jorge de Hegedüs - Si uno escucha el vocablo musical de “opereta”, enseguida lo asocia a compositores de la talla de Jacques Offenbach (1819 – 1880), Johann Strauss (h), (1825 - 1899) o Franz Lehár (1870 – 1948). Todos estos artistas siguen vigentes a través de este enfoque musical tan original, verdaderamente satírico, animado, el cual se caracteriza por poseer una mezcla de canciones, diálogos y hasta bailes.








En efecto, Offenbach, gran impulsor de este estilo musical, compuso nada menos que 97 operetas, entre las cuales “Orfeo en los Infiernos” , fue la que más lo popularizó, como también “La bella Helena” y la “Vida Parisina”,  mientras que Strauss (h) con su “Murciélago” logró una gran popularidad. El húngaro Lehár, por su parte, hizo un verdadero impacto con “La Viuda Alegre”  y el “Conde de Luxemburgo”. Pero en este caso se quiere hacer referencia a un compatriota de este último, se trata de  Emmerich (Imre = Américo) Kálmán.

Este compositor nació el 24 de octubre de 1882 -en realidad con el nombre de Imre Koppstein- en la ciudad de Siófok, la cual está ubicada cerca del famoso balneario Balaton, que es un hermoso lago situado al oeste de Hungría. Emmerich Kálmán vino al mundo dentro de una familia judía de buena posición económica.

Desde muy pequeño se evidenció en él un con gran talento para la música, específicamente para el piano. Por esta causa, dio su primera audición ante el público a los cinco años de edad. Esto le prometía una gran carrera como concertista. Pero aquí hay que destacar que desde temprana edad, el niño Emmerich también sentía gran pasión por el teatro. Por esta causa, pasaba largas horas correteando y observando a los actores en ese lugar, aprovechando que había uno situado justo al lado de su hogar.

Gran influencia ejerció también en este pequeño la visita que tuvo en su casa por parte del director del coro de la Orquesta Filarmónica de Budapest: Liedl Ferenc (1856-1900). Éste era también un eximio violinista, el cual ejecutó algunas obras delante de la familia Kálmán; pero el que verdaderamente quedó impactado fue el niño Emmerich, el cual recordó a este artista durante el resto de su vida.

Emmerich realizó sus estudios en la escuela primaria israelita de su ciudad natal. Debido a que era de muy buen nivel, muchos padres pertenecientes a las religiones de la cristiandad también enviaban a sus hijos a esta casa de estudios. En esta escuela primaria fue compañerito de clase de alguien que en el futuro llegó a ser un psiquiatra de fama mundial: Révész Géza (1878 – 1955). Específicamente en el arte musical, el piano, tuvo a Antal Remcsák como su primer maestro mientras concurría en la primeros grados de la escuela primaria. Pero un serio quiebre económico obligó a la familia Kálmán (Koppstein) emigrar a Budapest, en donde tuvieron que separarse todos los hijos entre distintos parientes.

Para cuando Emmerich tuvo 14 años, se afianzó en él el gran deseo, ya definitivo, de ser músico, especialmente pianista y compositor. Pero como no tenían piano, una de sus tías le permitió ejercitarse en su casa. Según se cuenta, este jovencito tocaba constantemente a Schumann y Chopin. A ello hay que agregar que Emmerich finalmente terminó su bachillerato en el Gymnasium perteneciente a la confesión religiosa luterana.

A los 15 años de edad fue cuando se presentó formalmente ante el público como concertista. En este evento hasta estuvo presente la prensa escrita. El éxito llegó a ser notable, de tal magnitud, que un antiguo alumno de Franz Liszt, que estuvo presente, cuando terminó el concierto abrazó muy emocionado y hasta con lágrimas en los ojos al jovencito Emmerich. Se trató de Ábrány Kornel (1822 - 1903).

Pero a la temprana edad de los 18 años ocurrió una verdadera tragedia; se evidenció en él un mal irreparable, algo desalentador: artritis. Los médicos trataron por todos los medios de aliviar este mal, pero todo resultó finalmente en un fracaso. Los dolores en sus manos y brazos llegaron a ser insoportables. Obviamente esto lo alejó definitivamente del instrumento del teclado, y por esta causa decidió dedicarse a la composición. Es de hacer notar que sus padres no querían que su talentoso hijo se dedicara solamente a la música, puesto que no confiaban en que esto alcanzaría para que éste tuviera un digno futuro económico. Por este motivo lo motivaron para que hiciera la carrera de abogado. Emmerich aceptó esta proposición de sus padres y por tal motivo se inscribió en la Facultad de Derecho de Budapest. En la misma estuvo estudiando durante ocho semestres, rindiendo con éxito todos los exámenes, aunque se doctoró un poco más adelante. De todas formas, su vida se apegó completamente al arte de los sonidos. Durante sus estudios de derecho también concurría a la Academia Nacional de Música. Pero el escaso estipendio que recibía de sus padres apenas si le alcanzaba para pagar sus estudios musicales. Por este motivo también se convirtió en periodista cultural en un periódico, haciendo críticas sobre obras musicales, teatro, publicaciones literarias, etc. A partir del momento de convertirse en abogado entró a trabajar en un “buffet” para ganarse algunos “pengösz” (moneda húngara en ese entonces). Sin embargo, en su propia oficina, en vez de dedicarse a manejar los expedientes que correspondían a su profesión, utilizaba ese tiempo para componer. Entre otro de sus trabajos, musicalizó una serie de versos del escritor alemán Ludwig Jacobowski (1868- 1900) a quien conoció durante una estadía que tuvo en Berlín en 1901. También compuso una serie de composiciones para piano que finalmente las dio a conocer en una obra orquestal llamada “Saturnalia”. El 29 de febrero de 1904 se presentó su 1ra. Sinfonía en la Ópera de Budapest. Ello ocurrió dentro del marco de una especie de examen final de los egresados de dicha casa de estudios musicales. De todas formas, esta fue la única vez que se presentó esta obra. Sin embargo, el joven Emmerich quedó sumamente conforme por lo logrado y expresó que la ejecución de su sinfonía constituyó la “piedra de toque” para el inicio de su carrera como compositor: ¡no más abogacía!

En este mismo año de la presentación de dicha obra, Kálmán viajó a Alemania, específicamente a Bayreut y también a Munich, en donde recibió el gran impacto de escuchar dos óperas de Wagner. Las mismas fueron dirigidas por otro compatriota suyo, Artur Nikisch (1855 – 1922). El joven Kálmán se presentó ante este gran maestro húngaro, y surgió de inmediato una muy buena amistad entre ambos.  En 1905 ganó el concurso “Robert Volkmann”, lo que le permitió obtener una beca de estudios en la ciudad d Berlín.

Poco a poco Kálmán comenzó a componer distintas canciones, las cuales eran muy sentidas y sentimentales, después de las cuales también empezaron aparecer sus operetas.  La primera de las mismas se tituló “Tatárjárás”  también conocida en inglés como“The Gay Hussars”, mientras que en alemán “Ein Herbsmanöver”. Esta presentación tuvo lugar en un teatro de Budapest el 22 de febrero de 1908. El éxito de esta presentación fue enorme, de tal forma, que luego de finalizada la representación el prolongado y vivo aplauso del público obligó salir repetidas veces a Kálmán al escenario. Por supuesto como dicha opereta fue presentada en húngaro, este compositor, y debido a los distintos pedidos, no se opuso a que se tradujera al hermoso y poético idioma alemán, el cual estuvo a cargo de Robert Bodansky. A continuación, y con el título de “The Gay Hussar”, esta operreta fue presentada en Berlín, Hamburgo, Kopenhage, Londres y bajo la dirección del propio autor.

Por supuesto que Kálmán no se durmió en los laureles y ya vino su segunda opereta. Esta fue presentada en Budapest con el título de“Der gute Kamerad”. Ello ocurrió el 10 de octubre de 1911. El éxito fue nuevamente sumamente positivo y con excelentes críticas. Emmerich Kálmán ya había “cruzado la puerta grande”, con gran reconocimiento no solo en su país de origen, sino también en el plano internacional, llegando su fama inclusive a los Estados Unidos. En total compuso 19 operetas, todas ellas muy escuchadas en su época. En orden de aparición se destacan “S a r i” (1912), “Miss Primavera” (1915), y muchas más, entre las que se destaca “Hollandi menyecske” (La mujercita holandesa), la cual fue estrenada con gran éxito el 31 de enero de 1921 en el teatro "Johann Strauss” de la ciudad de Viena.  Inclusive Kálmán no pudo rechazar la gran atracción que sintió por los Estados Unidos, específicamente por Broadway. Ahí compuso melodías con letra de Oscar Hammesrstein II (1927), e inclusive hasta se pudo escuchar la “síncopa” del jazz en un opereta “La Duquesa de Chicago” (1928). En 1931, específicamente para el cine, compuso la opereta “Ronny”. La popularidad de Kálmán llegó a ser muy grande en los Estados unidos, y de forma similar a la de su compatriota Lehár en Europa.

Aquí hay que destacar algo sumamente llamativo. Sabemos que Adolf Hitler admiraba a compositores como Wagner y Beethoven, como también sabemos de su aversión hacia la raza judía. Pero llamativamente le gustaba mucho las operetas de Emmerich Kálmán. Por eta causa, cuando este compositor estuvo en Austria a mediados de los años treinta del siglo pasado, le propuso convertirlo en “ario honoris causa” (¡!) y que no tendría problema alguno en radicarse definitivamente sea en Alemania o Austria. Por supuesto que este compositor no quiso tener vinculación alguna con el Nacionalsocialismo, rechazo la propuesta del dictador austriaco y se radicó temporalmente en los Estados Unidos. En esta nación conoció a Louis B. Mayer (1884 - 1967) quien era la máxima autoridad de la MGM. Pero Kálmán con anticipación ya le había concedido los derechos para pasar al celuloide aglunas de sus operetas. A partir de ese momento la música de este compositor estuvo ern el “index” de los que no se podían ejecutar en Alemania y Austria, de la misma forma que Felix Mendelssohn, Gustav Mahler, Alban Berg y otros. En los Estados Unidos tuvo también el privilegio de entablar buenas relaciones con personalidades de la talla de Bartók Béla, el cantante Richard Tauber, su compatriota Eugene (Jenő)  Ormándy  — el cual ya estaba al frente de la Orquesta Sinfónica de Filadelfia —  y el ya mencionado Oscar Hammerstein.

En el país del norte compone la opereta “Arizona Lady”  basada en hechos del lejano oeste, es decir, se trata de una operete relacionada con vaqueros, la cual fue estrenada en Berna en 1954, después del fallecimiento del autor.
De todas formas, la "La Princesa Csárdás” , con libreto de Bela Jembach y Leo Stein, la cual fue presentada por primera vez en el teatro Johan Strauss de Viena el 13 de noviembre de 1915 y “La princesa gitana” (1924) se llevan todos los laureles hasta los días actuales. En el caso de la primera opereta mencionada se destacan notablemente distintos pasajes verdaderamente maravillosos, con hermosas y pegadizas melodías las cuales constituyen el caballito de batalla para grandes cantantes.

Las operetas de Kálmán se han podido escuchar en el idioma húngaro, alemán e inglés. Después de fianlizada la II Guerra Mundial, este gran compositor retornó a Europa, específicamente a París en donde falleció el 30 de octubre de 1953. Sus restos fueron trasladados luego a la ciudad que tanto amó, es decir, Viena, en donde reposan en la actualidad.

Jorge de Hegedüs


Más Notas
Maurice Ravel
Félix Mendelssohn
Piazzolla más clásico que nunca
La tragedia de Georges Bizet
Juan Crisóstomo de Arriaga

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2012 - Programa N° 28

  • Concierto para violín Op.77

    Johannes Brahms

  • Carmen

    Georges Bizet

  • Preludio a la siesta de un fauno

    Claude Debussy

  • Mario! Mario! Mario!

    Renata Tebaldi (Floria Tosca) - Mario del Monaco (Mario Cavaradossi)

  • Una furtiva lagrima

    Roberto Alagna (Nemorino)

  • El elixir del amor

    Gaetano Donizetti

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 13

Intérpretes

Voces

Rodolfo Lesica

Rodolfo Lesica

Dueño de una voz potente, con registro de barítono, con todo el "yeite" del tango, Rodolfo Lesica no pudo sin embargo llegar a altura de su compañero de éxitos, Argentino Ledesma. Este prototipo del muchacho porteño, con mucha pinta y buena voz, no llegó al nivel que hubiera merecido por sus grandes cualidades artísticas, por causa de una vida desordenada, con todos los vicios que se adquieren en la noche y en la farra. Sus actuaciones eran presenciadas por grandes grupos de admiradoras, que además del canto eran atraídas por su pinta de varón porteño. Lesica falleció el 19 de julio de 1984 a los 55 años.

Poetas

Alfredo Le Pera

Alfredo Le Pera

Las letras de las canciones que Le Pera compuso para Gardel se adecúan magistralmente a éste y si como poeta no alcanza el vuelo de Manzi, ni la profundidad de Discépolo, ni la porteñidad de Romero, acierta con algunas frases proverbiales que constituyen un ingrediente poco estudiado pero muy propio de la letrística tanguera, utilizado por Cadícamo con notable sabiduría.

Voces

Edmundo Rivero

Edmundo Rivero

Fue un cantor distinto, genial, adornado por una personalidad afable y señorial que lo hizo querido por todo el ambiente artístico y, lo que es más importante, por un público que lo recuerda y lo admira en cada uno de sus registros. Además Rivero fue compositor y autor de varios temas, y algunos tangos al modo reo y lunfardo. Rivero representa un caso singular en la extensa galería de cantores de tango. El registro de bajo, que contenía su voz, era una verdadera rareza en el género y, a la vez, algo poco apreciado por la pléyade tanguera, acostumbrada a los barítonos y tenorinos.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis